Cómo cuidar a una persona tras una operación de rodilla

¿Cómo cuidar a una persona tras una operación de rodilla? Cualquiera que sea la cirugía de rodilla a la que una persona se haya sometido, incluida la artroplastia (nueva articulación artificial, ya sea total o parcial), necesita unos cuidados básicos, fundamentales para su correcta recuperación

Son muchos los problemas que pueden provocar una operación de rodilla, como por ejemplo, para el menisco, ligamento cruzado anterior, ligamento colateral medial, membrana sinovial y la desalineación de la rótula.

Posiblemente la cirugía de la rodilla sea una de las más dolorosas en cuanto a articulaciones se refiere. Y es que, no sólo un accidente concreto puede provocar una intervención quirúrgica, sino enfermedades como la osteoporosis (por la que se producen roturas en los huesos) y artritis.

A continuación, te mostramos los cuidados básicos a los que nos referimos. Tanto si eres el familiar, como el cuidador, es importante tenerlos en cuenta.

  • Problemas de movilidad. La persona que ha sido operada de rodilla tendrá problemas de movilidad, pues lo más seguro que tenga la pierna vendada o escayolada desde el tobillo a la ingle durante un período de tiempo determinado. Hasta que la persona se haga a las muletas o pueda coger un andador por su cuenta, tendremos que ayudarla a labores cotidianas como ir al baño, levantarse, acostarse, etc., extremando el cuidado para evitar caídas o malas posturas.
  • Acondicionar la casa. Debido a la situación de reducida movilidad del paciente, deberemos acondicionar la casa en la medida que podamos, quitando obstáculos o muebles que se encuentren en su camino. Retira las alfombras que se puedan mover e intenta que la persona siempre tenga buena iluminación.
  • Acondicionar el baño. Es igual o más de importante que el resto de la casa, debido al agua de la ducha o del lavabo. Lo ideal es poner agarraderas, tanto en el WC como en el plato de ducha para evitar caídas y facilitar la autosuficiencia.
  • Medicinas. Es importante que se tomen las medicinas recetadas sin olvidos, ya sean antiinflamatorios, como cualquier otro tipo de fármacos. Si se va a permanecer bastante tiempo inmóvil, lo más frecuente es que el médico pida que se ponga una vez al día una inyección de heparina para evitar los coágulos en la sangre.
  • Cuidar la cicatriz si es preciso. Siempre con la máxima higiene. Debemos cuidar adecuadamente los puntos o grapas según nos haya dicho el médico, evitando tomar decisiones propias acerca de cuidados que pensemos oportunos.
  • Consultar a un fisioterapeuta, sobre todo, cuando se pueda iniciar el período de rehabilitación, pues la recuperación será más rápida y estará siempre vigilada por profesionales.

Ahora que sabes cómo cuidar a una persona tras una operación de rodilla, sigue nuestros consejos y no tendrás problemas.